Aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información
Identificación
Olvidé mi clave» Acceder»
»
Conectar
Identificación
x
Olvidé mi clave» Acceder»
Buscar
x
»
Cómo afrontar la subida de los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades
Blog
17/10/2016
Prof. José María Pérez Gardey y Javier Guajardo-Fajardo Caballos

Tal y como se había anunciado, el pasado 30 de septiembre el Gobierno en funciones aprobó una subida de los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades para las grandes empresas que resulta de aplicación a partir de la declaración a presentar antes del próximo 20 de octubre.

¿A quién afecta la subida de los pagos fraccionados?

La modificación aprobada resulta de aplicación a aquellos contribuyentes con un importe neto de la cifra de negocios en el ejercicio anterior superior a 10 millones de euros. En el caso de grupos de sociedades acogidos al régimen de consolidación fiscal, este importe se referirá a todas las sociedades que forman parte del grupo, ya que el grupo fiscal tiene la consideración de contribuyente.

Por importe neto de la cifra de negocios debe considerarse el importe de las ventas, prestaciones de servicios y otros ingresos correspondientes a las actividades ordinarias de la empresa.

¿En qué consiste la subida?

A partir de ahora el pago fraccionado de las entidades afectadas por esta medida será el 24% de la base imponible del período -anteriormente era el 18%-, sin que pueda en ningún caso ser inferior al 23% del resultado positivo de la cuenta de pérdidas y ganancias; este importe mínimo a ingresar no se ve alterado por la existencia de ajustes a la base imponible, bases imponibles negativas o deducciones pendientes de aplicar.

Se recupera de este modo, aunque de forma más gravosa, el pago mínimo, que estuvo vigente desde marzo de 2012 a diciembre de 2015.

Situaciones especiales: quitas y esperas

La nueva normativa contempla la compleja situación en la que se encuentran las empresas que han necesitado alcanzar un acuerdo con sus acreedores para reducir su deuda. En concreto, a efectos de determinar el importe del pago mínimo, se excluyen del resultado contable el importe de las rentas derivadas de quitas y esperas consecuencia de un acuerdo de acreedores, incluyéndose sólo aquella parte de las mismas que se integre en la base imponible del período. En este punto ya ha surgido un debate sobre si la parte a integrar en la base imponible se ve minorada por la existencia de bases imponibles negativas.

Recomendaciones para afrontar el pago fraccionado

La existencia de un pago fraccionado mínimo que puede dar lugar a que se ingresen cantidades de las que posteriormente hay que solicitar su devolución, obliga a los contribuyentes a poner especial cuidado en analizar cuidadosamente la determinación del resultado contable, y en valorar el momento temporal del año en el que tienen previsto materializar determinadas operaciones. 

Prof. José María Pérez Gardey y Javier Guajardo-Fajardo Caballos, Asociado Senior del Departamento Tributario de Garrigues, Abogados y Asesores Tributarios

         
Comentarios
0 comentarios
Publicar Comentario

Debe iniciar sesión para escribir comentarios. Por favor inicie sesión utilizando el recuadro de identificación situado arriba a la derecha.
Suscripción a comentarios del contenido

Debe iniciar sesión para poder suscribirse. Por favor inicie sesión utilizando el recuadro de identificación situado arriba a la derecha.
ADEL
PYMEX
DEA
Adeca
MBA